La entrevista

Anuncios

3 Maneras para combatir la tristeza

1. Escucha la voz de Dios:

“Dios escucha a los suyos y los libra de su angustia.” Salmos 34:17

gozándos en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración, Romanos 12:12

“No temas, estoy contigo. Yo soy tu Dios, no tengas miedo. Te fortaleceré, sí, te ayudaré. Te salvaré con mi mano victoriosa.”Isaías 41:10 

2. Rodeate de las personas correctas:

33 No os dejéis engañar: Las malas compañías corrompen las buenas costumbres. 1 Corintios 15:33

24 El hombre de muchos amigos se arruina, pero hay amigo más unido que un hermano. Proverbios 18:24

3. Resuelve el probelma o la situación

El camino del perezoso es como un seto de espinos, mas la senda de los rectos es una calzada. Proverbios 15:19

Pues {esta} aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, 2 Corintios 4:17

e invócame en el día de la angustia; yo te libraré, y tú me honrarás. Salmos 50:15

La hija del piloto

Mira que te mando que seas fuerte y valiente. No tengas miedo, y no desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas “. Josué 1:9 

Un día como cualquier otro una pequeña niña decide participar de un viaje de trabajo que su padre tenía. Entra en el avión, mira a su alrededor, sonnrie y busca un lugar donde sentarse. Mira por la ventana, saluda a varias de las azafatas y espera a que comienze el viaje. Luego de un exitoso despegue la niña se recuesta y se queda dormida.

Hasta este punto en la historia, todo va muy bien, sin embargo todo podría cambiar. La niña siente como uno de los pasajeros cercanos grita sin consuelo ¡nos vamos a morir! La niña entre dormida y despierta se percata que algo sucede, quizas, no todo esta bien. Mira a su alrededor y ve que todos los pasajeros están muy asustados, de hecho, se ven como que van a morir. Así que la niña decide preguntar a una azafata ¿qué sucede? a lo que le responden “estamos atravezando una tormenta y el asunto esta peligroso.

1

La niña piensa por un segundo y pregunta ¿papi sigue piloteando el avión? a lo que la azafata responde, “si”. La niña sonrie, la mira muy pasivamente y le dice “tranquila, en ese caso todo va a estar bien”. La niña regresa a su asiento en medio del caos de los otros pasajeros y volvio a dormir tranquilamente. En su mente solo se paseaba un pensamiento con certeza “si papi está al control yo confío que todo va a estar bien”.

 “Por tanto, no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Basta a cada día su propio mal. Mateo 6:34

img.php

Hay días dificiles en los que recuerdo esta historia de confianza entre una hija y un padre terrenal y toda desesperación desaparece. Quizas el problema continua y todos a mi alrededor también lo ven, sin embargo, confio tranquilamente que mi padre celestial esta al control de este avión y todo va a estar bien. Allí, descanso en su presencia.

Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza. Salmos 56:3

 

¡Cuidado con esto!

Hace un tiempo atrás me expuse a una experiencia muy particular. Estaba disfrutando  una conversación muy amena, cuando de pronto la persona con la que compartía cambio el tono de la misma para abrir espacio a criticar, juzgar a un amigo. Creo que jamás olvidaré las emociones que se filtraron en mi ser. Nunca me ha gustado la dinámica de criticar a otros. Mis padres siempre me inculcaron a siempre tratar a otros como esperas que te traten a ti, tanto de frente como a espaldas.

Te confieso que inconscientemente por poco caigo en la tentación de hacer exactamente lo mismo que me provocó tanta repulsión. En aquel momento por poco hago un juicio interno tanto en mi mente, como en mi corazón contra la persona y para ser honesto delante de Dios no hay ninguna diferencia. Sin embargo, automáticamente sentí como Dios me recordó:

Mateo 7:1  No juzguéis para que no seáis juzgados.

Mateo 7:2  Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá.

Mateo 7:3  ¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo?

Mateo 7:4  ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Déjame sacarte la mota del ojo”, cuando la viga está en tu ojo?

Mateo 7:5  ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano.

Mateo 7:6  No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las huellen con sus patas, y volviéndose os despedacen.

Ese día Dios me recordó mirar con misericordia y no hacer un juicio adelantado sobre nadie, interno ó externo. Alex San Pedro una vez dijo:  “Para el que se cree bueno, juzgar a otros es su mayor tentación”. También he visto que el que desea lo que otros tienen puede caer en juzgar de igual manera. Me parece que son  realidades de las que nos debemos cuidar en nuestro diario vivir como hijos de Dios. Tu y yo fuimos llamados amar, a mostrar el carácter de Dios, su paciencia y compasión. No tratemos de hacer el trabajo de juzgar, ese sombrero nos queda muy grande, nunca debemos olvidar las misericordias de Dios para con nosotros. No seamos hipócritas, todos tenemos nuestros talones de Aquiles, amémonos los unos a los otros y seamos pacientes.

…con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, Efesios 4:2