¿Me puedes atender?

Ahora pues, hijos, escuchadme, porque bienaventurados son los que guardan mis caminos. Escuchad la instrucción y sed sabios, y no {la} menospreciéis. Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas día a día, aguardando en los postes de mi entrada. Proverbios 8:32-34

fotonoticia_20161024120237_660

En el pasado blog hablamos sobre comcómo abrirle la puerta de nuestro corazón a Dios; y su luz pudiera entrar y cambiarnos. Esto significa que hemos comenzado el viaje dando un primer paso de fe y pidiendo a Dios que intervenga en nuestras vidas. Usualmente, la gente hace bien esta parte de pedir y hablar. Donde casi siempre la cosa se pone divertida es ahora, cuando es nuestro turno de callar y escuchar.

Hay momentos donde puedo imaginar a Dios frente a nosotros diciendo: “Gracias por venir hijo/a amado/a, claro que quiero ayudarte”. De momento volvemos a hablar, interumpimos a Dios con nuestro estrés y preocupaciones, nos vamos de Su presencia por ser impacientes ó no le damos espacio de hablar porque nuestros pensamientos capturan toda nuestra atención y concentración. ¿Te ha pasado algo así? Yo confieso que en ocasiones me pasa, y debo volver y prestar mejor atención.

silueta

Oír es la habilida física de recibir y procesar sonidos e información. Escuchar es prestar atención. 

En el principio de la creación, Dios le dio varias instrucciones básicas a Adán y Eva. Entre ellas, había una muy sencilla, que era no comer del árbol del bien y del mal. A veces tengo la impresión de que oyeron a Dios, pero no lo escucharon. No prestaron atención a la importancia de estas palabras, y las consecuencias que tendrían en la Tierra. En el libro de Jeremías también vemos un ejemplo claro cuando el pueblo no quiso escuchar a Dios.

¿A quiénes hablaré y advertiré, para que oigan? He aquí, sus oídos están cerrados, y no pueden escuchar. He aquí, la palabra del SEÑOR les es oprobio; no se deleitan en ella. Jeremías 6:10

De la misma manera, esto nos puede ocurrir. Cuando inundamos a Dios con un millón de palabras, quejas y no le damos oportunidad de darnos una respuesta actuamos como el pueblo en el libro de Jeremías. Lo básico es que luego de comenzar una conversación con Dios y de exponerle tu situación debes prestar atención. No caigas en la trampa usual de decir “es que Dios no me habla”, “no sé cómo escucharlo”, “no sé qué me dijo”… Cuando en realidad no has esperado su contestación y has cerrado tus oídos. Si quieres saber la respuesta de Dios debes escucharlo, debes prestarle atención.

Hoy queremos detenernos, hoy vamos a practicar ser pacientes y poner toda nuestra concentración en prestar atención a lo que Dios tiene que decir. Toma el tiempo que sea necesario para hacer esto. Mejor aún, ponte cómodo a los pies de tu Padre celestial, baja las defensas, mantén la puerta de tu corazón abierta y prepárate para, con paciencia, escuchar su voz.

Ahora pues, hijos {míos,} escuchadme, y prestad atención a las palabras de mi boca. Proverbios 7:24 

abueloynieto

Anuncios

Un comentario

  1. Griselle

    Ese versículo de Jeremías 6:10 muestra algo poderoso. Expresa que la Palabra les causaba oprobio, que en este caso puede definirse como rechazo. Además, debido a ese rechazo no se deleitaban en ella. Eso me recuerda a que a veces el Señor nos habla con palabra que no queremos escuchar, ya sea porque nos duele o confronta. Eso no nos permite deleitarnos. El salmista, en el Salmo 119:24 expresa: Tus estatutos son mi deleite; son también mis consejeros. Como mencionan es necesario ponerse: …” cómodo a los pies de tu Padre celestial, baja las defensas, mantén la puerta de tu corazón abierta y prepárate para, con paciencia, escuchar su voz. Muchas gracias. Dios los bendiga!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s