Un gran salto de Fe

natacin

 Unos años trás me tope con una gran pregunta en la universidad. Recuerdo que mi profesor de filosofía tenia todas las intenciones de grabar en mi corazón una forma muy equivocada de pensar sobre Dios. Para lograrlo, expuso un ejemplo muy injusto.

Recuerdo detalle por detalle y la pasión con la que decía: “imaginen un niño ahogándose en una piscina donde solo Dios lo esta viendo y no lo salva. ¿por que no lo hace? ¿por que Dios no lo salva? Todos sabemos que esto ocurre a diario en diferentes formas. Así que es muy sencillo concluir que Dios no existe y si existe no es bueno ó no es todo poderoso ¿Verdad?” Esa pregunta compuesta solo por una palabra me confronto tanto, retumbó en lo más profundo de mi ser y estremeció mis bases. ¿Y ahora que le digo? Como debato su argumento. Recuerdo que continuó con mayor fuerza: ¿por que no acaba el hambre ó las guerras? Dios no existe y si existe no es bueno ó no es todo poderoso ¿Verdad?

Fue como si un bate de “baseball” me diera en el centro del pecho. El profesor acababa de tratar de romper todo lo que había aprendido y creía sobre Dios. Nunca olvido que continuó por días en el asunto y al final solicito un trabajo a favor ó encontrar de sus argumentos. “Nunca nadie se a atrevido a irse en contra hasta hoy” dijo de forma pasiva para terminar la clase. Creo que eso me incomodaba aun más. El estaba tan tranquilo y seguro, sabia que nadie trataría de argumentar en su contra. No solo el había sido convincente, también tu calificación estaba en riesgo. Así que me arme de valor y le dije que yo me atrevería a argumentar en contra de su exposición.

Para serles honesto lo hice más por mi que por otra razón, Dios no necesitaba que lo defendiera, él sigue siendo Dios. Pero yo necesitaba en aquel momento verificar y tener una respuesta válida ya que esto ponía en riesgo todo lo que yo creía. Necesitaba poder responderle, sabia que si no lo hacia me convertiría en una persona herida contra Dios, quizás dejaba de creer en él ó  peor aun, comenzaría a culparlo de todo.

Quizás te ocurra a veces, quizás a diario. Escuchas esa voz que te obliga a pensar en que tú eres la única persona con la que el universo esta conspirado en su contra y Dios no te ayuda, no hace nada por ti. Y cuando digo esto me refiero a que te pasan tantas cosas malas  que ya te creíste la mentira de hay cosas en el mundo que solo te suceden a ti. Es aquí cuando empiezas a pensar que Dios no existe, y si existe no es bueno ó no es todo poderoso. Se que ahora mismo te cuesta admitirlo, pero toda persona ha tenido esta lucha en algún momento. A veces no esta muy consciente por que culturalmente no debemos decirlo así pero, sigue estando allí.

Bueno, pues te tengo buenas noticias. No eres el único, solo te digo bienvenido al “club”. Muchos hemos tenido estos cuestionamientos y batallas. Lo que sucede es que el mundo en el que vivimos actualmente esta tan corrompido, tan dañado que a las cosas buenas las llamamos malas y las malas buenas.  Pero con el tiempo me di cuenta de que  esto no tenía que ser así, no tenía que ver el mundo de esta manera, yo podía cambiar los lentes con los que veía las cosas y comenzar a vivir en total plenitud. De echo, esa es la forma en como Dios quiere que vivas. A la plenitud de su perfecta voluntad en el plan que diseño para ti.

¿Cómo? Sí, luego de tres días de búsqueda, largas discusiones y muchas preguntas, descubrí que la respuesta para mi profesor y para mí residía en que muchos de su argumentos y las  premisas equivocadas que los fundamentaba. Me di cuenta que Dios si existía, que es bueno y todo poderoso, solo que mi profesor no lo conocía como yo le comenzaba a conocer. No se si te haz percatado de que cuando una persona no conoce a otra es muy fácil juzgarla y echarle la culpa de algo sin esto ser necesariamente cierto. Esto era justo lo que estaba sucediendo. Esta  es la manera de contestarle a mi profesor, debo presentarle a Dios y demostrarle que él no es el culpable si no nosotros mismos.

Dios nos dio algo llamado Libre Albedrío, es algo que como humanos nos encanta utilizar pero rara vez nos gustan sus consecuencias. Y hoy por hoy vivimos en un mundo tan corrompido no por que Dios no este haciendo su trabajo, si no por que nosotros no estamos haciendo el nuestro. Si Dios interviniera en cada momento donde se pone en riesgo nuestro libre albedrío perderíamos el mismo y dejaríamos de ser humanos con la libertad de escoger.  Recuerdo hacer mi trabajo por escrito con mucho respeto pero con mucha firmeza en mi creencia y elección por un Dios poderoso, amoroso, misericordioso y bueno que me ha dado el honor de escoger por hacer el bien y  dirigirme a salvar al niño que se ahoga. Este ensayo fue mi primer salto de fe.

Para mi sorpresa fui de las pocas A en el salón  en su ensayo aquel semestre. Nunca olvidare las palabras de mi profesor. “Hizo un excelente trabajo, no estoy de acuerdo con todo lo que expone pero no puedo debatirle lo mismo. Espero que siempre le vaya bien.”

Por: Roy Rodríguez 

11  Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios,de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Hebreos 11: 1-3

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s