En Tiempos Difíciles: Día 3

img_3490

Es muy fácil en tiempos difíciles ver cuánto falta en la chequera, cuánto no hay en la nevera y cuánto falta en todo mientras vemos a otros desperdiciar cosas a las que nosotros le daríamos “mejor uso”. Sin duda alguna, creo que hoy es un buen día para compartir un consejo que ha transformado mi vida y ha sido luz para mi camino.

Verás, hace unos años atrás tuve la oportunidad de sentarme a la mesa con grandes amigos y familiares a compartir buenas historias. Entre la comida y las risas siempre salían historias muy profundas que de momento parecían ser tristes por lo difícil de la situación, pero tan pronto entraba Dios como el protagonista de la historia algo extraordinario ocurría y nos topábamos con un final feliz.

Hubo una historia en particular que cautivó mi atención y corazón en el proceso. Se trata la historia de una niña de 5 años. Ella vivía con su madre, su hermana mayor y su hermano menor. Recientemente su padre se había ido del hogar y para añadirle a la tristeza, había escasez de alimentos en su casa. Pasaron muchos días donde la madre de esta familia estiraba lo poco que había de comida para que a sus niños no les faltara nada. De hecho, hubo noches donde ella no comía para que ellos tuvieran. La parte triste de esta historia comienza con el día en que se acabó la comida en la cocina. La madre entre lágrimas les veía jugar en la sala, y sólo pudo hacer un pequeño clamor con su voz quebrada: “Dios, yo confío en ti. No tengo nada para darle a mis hijos. ¿Cómo les digo?”. Fue como un susurro que ella misma casi no escuchó, sin embargo estoy seguro de que hizo estruendo en el cielo y en el corazón de Dios.

Mientras tanto, la hermana mayor y el hermano menor soñaban en la sala de la casa. La grande soñaba con ir a Disney y el pequeño con conocer a Michael Jordan de la NBA. Era una tarde bastante normal. Sin embargo, la niña de 5 años (la hija del medio) sólo pensaba en cuánto anhelaba tomarse un vaso de leche con Kresto (una marca de chocolate en polvo). Ella nunca había probado eso, y lo deseaba con todas las fuerzas de su corazón. Tanto así, que oro y dijo: “Dios, yo sé que Tú me escuchas. Quisiera tomarme un vaso de leche con Kresto”.

Al rato, cuando ya la madre estaba casi decidida para darle cara a sus hijos y dejarles saber que no había nada de comer, tocaron la puerta. Ella  detuvo la noticia por un momento, fue y abrió la puerta. Para su gran sorpresa, había frente a ella un grupo de personas de la iglesia que llegaron con una compra para bendecirlos. Imaginen la alegría y descanso que debió sentir esa madre cuando las primeras palabras que escuchó fueron: “Dios nos habló y nos pidió que te trajéramos esto ahora”. ¡Wow! Dios había escuchado su oración.

Todos juntos comenzaron a cocinar y pasaron una de las mejores tardes de su vida. Pero lo más impresionante fue lo que le ocurrió a la niña de 5 años. Una de las señoras le llamó a ella específicamente y le dijo: “¿Quieres Kresto?” Sí, ella sacó de entre la compra un pote de Kresto. Los ojos de la niña brillaron, y ese día supo que podía confiar en Dios por que Él escuchaba sus oraciones; y las contestaba sin importar cuán insignificantes pudieran ser para otros. Esa niña aún cuenta que cuando probó su primer vaso de leche con Kresto lo que sintió fue la presencia de Dios cerca de ella. Créanme cuando les cuento que esta historia es cierta.

Yo tuve el privilegio de escuchar este testimonio de la voz de esa niña. Hoy es toda una mujer de Dios, y es mi esposa. Ella dedica su vida a enseñarle a niños y padres a escuchar la voz de Dios y a confiar en procesos difíciles. Así que el consejo de hoy para los tiempos difíciles es:

Confía en el Señor, Él escucha tus oraciones y siempre proveerá. “Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan”. Salmo 37:25


Confía. Dios proveerá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s